1. Las Santas Escrituras

• Nosotros creemos que las Santas Escrituras del Viejo y Nuevo Testamento es la Palabra inspirada de Dios. Las Escrituras son inherentes e infalibles y en conclusión son la autoridad de fe y de práctica. Los 66 libros de el Viejo y Nuevo Testamento son la completa y divina revelación de Dios al hombre. Las Escrituras serán interpretadas de acuerdo con su gramática original y revelación histórica. Nuestra versión oficial en Español de la Biblia será la “Reina-Valera 1960”; aceptamos la versión “Reina-Valera 1909” y “The King James Version” en Ingles. (2da de Timoteo 3:16-17; 2da de Pedro 1:20-21). Nosotros negamos los libros Apócrifos. Nosotros también negamos las versiones modernas pervertidas de la Biblia en cualquier lenguaje.

2. Dios Padre

• Nosotros creemos que Dios es el Absoluto, Infinito, Todopoderoso, Sabio, Eterno Dios, Creador de todo lo existente hoy en día en su forma, Quien se hace accesible al hombre por medio de sus atributos, tal como bondad, santidad, omnipresencia, omnipotencia, inmutable, etc. Nosotros creemos que Dios existe en tres personas: Padre, Hijo, y Espíritu Santo; todos de la misma esencia, atributos, eternos, e iguales en poder. Los tres no siendo tres dioses, pero tres personas en una; pero individuales y distintos de uno al otro. (Génesis 1:1, 26; Deuteronomio 6:4; Salmos 139; Mateo 28:19; 2da de Corintios 13:14; Hebreos 4:12-13; 1ra de Juan 5:7; Apocalipsis 1:8, 11, 17-18)

3. La Persona y el Trabajo de Cristo

• Nosotros creemos que el Señor Jesucristo, como miembro de la Trinidad, es eterno y existente en comunión con el Padre; que El es el Creador, no un ser creado. Nosotros creemos que en Su encarnación El tomo forma humana, fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la virgen María (Isaías 7:14; 9:6; Lucas 1:35; Juan 1:14). Nosotros, entonces, creemos que Él posee dos naturalezas en una persona; Creemos que Él es el verdadero Dios y verdadero hombre. (Juan 1:1, 2; 10:30; 17:5; Filipenses 2:7-11).
• Nosotros creemos que El vino para dar Su vida en rescate de muchos (Mateo 20:28) ; que tomo la forma de hombre para salvar al hombre (Romanos 5:12-19). También creemos que la reconciliación entre Dios y el ser humano por medio de la vida y muerte de Cristo, se extiende al mundo entero y no solo a los elegidos (Juan 3:16; 1 Tim. 2:6; 1 Juan 2:2; Apocalipsis 22:17). Nosotros creemos que Él fue sepultado, pero que resucito de entre los muertos al tercer día y ascendió al Cielo de acuerdo a las Escrituras y esta sentado a la derecha del Padre intercediendo por los suyos (1ra de Corintios 15:3-4; Romanos 8:34; Hebreos 10:12).
• Nosotros también creemos que el Señor Jesucristo subió al Cielo, y ahora esta sentado a la derecha de Dios, donde, como nuestro Sumo Sacerdote, Él desempeña el ministerio de representación, intercesión, y abogacía (Hechos 1:9-10; Hebreos 9:24; 7:25; Romanos 8:24; 1ra de Juan 2:1-2). Nosotros creemos que él regresara por segunda vez para establecer su reino en la tierra por mil años después de la Gran Tribulación (Salmos 72:6-11; Zacarías 14:9; Hechos 1:11; Apocalipsis 19:16, 20:4).

4. La Persona y el Trabajo del Espíritu Santo

• Nosotros creemos que el Espíritu Santo, como miembro de la Trinidad, es eterno y existe en comunión con el Padre, teniendo los mismos atributos divinos de Dios el Padre, como el Hijo tiene (2da de Samuel 23:2-3; Salmos 139:7-12; Mateo 11:27, Hebreos 9:14). El Espíritu Santo es venerado y honrado al igual que las otras personas de la Santísima Trinidad, tal como es visto en el Bautismo. (Mateo 28:19).
• Nosotros creemos que el Espíritu Santo inspiro las Escrituras, e ilumina al hombre para entender y creer en la verdad (2da de Pedro 1:20-21; 1ra de Corintios 2:10). El también es el Creador del hombre y del universo (Génesis 1:2,2:7; Job 33:4; Salmos 104:28-30).
• Nosotros también creemos que el Espíritu Santo declara culpable al mundo de pecado y juicio y que Él es el Agente Supernatural de regeneración, bautizando a todo creyente al cuerpo de Cristo, conservándolos hasta el día de la redención (Juan 16:8-11; Romanos 8:9; 1ra de Corintios 12:12-14; 1ra de Corintios 3:6; Efesios 1:13-14). En cuanto a la salvación del hombre, nosotros creemos que el Espíritu Santo regenera al incrédulo, el cual es ordenado a ser llenado con Él para practicar sus dones espirituales en la edificación del Cuerpo de Jesucristo (Juan 3:5; Tito 3:5; Efesios 5:18; 1ra de Corintios 12:4-31). Nosotros creemos que la bendición de hablar en lenguas distintas, revelación o profecía, terminaron en los días de los apóstoles, cuando ellos alcanzaron su propósito (1ra de Corintios 13:8; Hebreos 2:3-4).

5. El Hombre y la Salvación

• Nosotros creemos que el hombre fue creado en la imagen de Dios, mentalmente y moralmente (Génesis 1:27) pero no físicamente porque Dios es Espíritu (Juan 4:24). Nosotros creemos que en Adán, el hombre fue creado como criatura inocente, pero que escogió pecar de su propia voluntad, alejándose de Dios, y como cabeza de la humanidad, todos nosotros heredamos de nuestros padres su naturaleza pecadora (Romanos 5:12-19).
• Nosotros creemos que el hombre esta completamente depravado y es entonces incapaz de salvarse al mismo (Romanos 3:10-12; 5:6-8; Salmos 49:6-8) ; de tal manera necesitando algún ser limpio de pecado para satisfacer la justicia de Dios en su lugar por el pecado del hombre. Ese ser limpio de pecado fue Nuestro Señor Jesucristo, quien derramó su preciosa sangre para perdonar nuestros pecados (Romanos 3:21-26; 2da de Corintios 5:21; 1ra de Pedro 1:18-21; 2:24; 1ra de Juan 1:7; Hebreos 9:23-28).
• Nosotros creemos, que como el hombre no tiene control sobre su salvación, su trabajo hacia la salvación es completamente insignificante en los ojos del Señor; de cualquier modo, el que cree en Él vivirá en santidad y bendición en gratitud por su salvación, y como testimonio de lo que Nuestro Señor puede hacer en las vidas de los que creen en Él, para que así los demás vayan hacia Él por salvación (Efesios 2:8-9; 1ra de Pedro 1:15-16; Mateo 5:14-15). La seguridad del creyente descansa entonces por completo en el poder de Dios; entonces la salvación del hombre es eterna y no puede ser perdida (Juan 5:24: 6:37; 10:27-29; Efesios 1:11; Filipenses 1:6; 1ra de Pedro 1:4-5; 1ra de Juan 1:11-13).

6. La Doctrina de los Ángeles y de Satanás

• Nosotros creemos que los Ángeles no son humanos, que son superiores al hombre, creados para llevar acabo los propósitos de Dios para la salvación del hombre (Colosenses 1:16; Lucas 12:8,9; 1ra de Timoteo 3:6; Hebreos 1:13-14). Ellos fueron creados innumerables y para toda la eternidad (Lucas 20:35-36) ; ellos tampoco se reproducen (Mateo 22:30). Ellos tienen más sabiduría que el hombre, pero a la vez no son omnipotente (Zacarías 1:7-11).
• Los Ángeles son identificados por clases de grupos en las Escrituras: el Ángel de Jehová (Josué 5:13-15) ; el ángel del abismo (Apocalipsis 9:11) ; el ángel de las aguas (Apocalipsis 16:5). Algunos hasta son identificados por nombre y/o escala: el Arcángel Miguel (Daniel 10:13; San Judas 9), el Ángel Gabriel (Daniel 9:21; Lucas 1:18-19). También algunos son miembros de la segunda orden de ángeles los cuales le sirven como querubines encargados de cuidar el lugar más sagrado y el acceso a Dios (Génesis 3:24; Salmos 99:1), y serafines, los cuales se encargan de alabar y venerar a Dios (Isaías 6:2,6).
• Nosotros creemos que Satanás es una persona definida, distinto a cualquier otra, y que no es simplemente una metáfora. Él es intelectual (Mateo 4:6) ; él siente (Apocalipsis 12:12,7) ; y tiene un propósito (Isaías 14:13-14). El pecado origino en su corazón (Ezequiel 28:15) ; él es el padre de mentira (Juan 8:44) ; él es el acusador del creyente (Apocalipsis 12:10.)
• Satanás fue creado perfecto, pero dejo que su orgullo entrara en su corazón (Isaías 14:13-14; Ezequiel 28:12-15).

7. La Iglesia

• Nosotros creemos que la Iglesia es la institución establecida por Cristo mientras Él habito en la tierra, y esta formada por creyentes bautizados (Mateo 16:16-18; Mateo 28:18-19; Hechos 2:41; 2da de Corintios 12:12-13; Efesios 5:25-27) ; para llevar acabo la Gran Comisión y para exaltar a Cristo (Mateo 28:18-19; Efesios 3:20-21).
• Nosotros creemos que la Iglesia fue dada solamente dos órdenes, el Bautismo para los creyentes por medio de la inmersión, y la Cena del Señor para todos los miembros bautizados del Cuerpo de Cristo. Nosotros creemos que el bautismo no es para la salvación, es únicamente la obediencia del creyente, para ser identificados con la muerte, la sepultura y resurrección del Señor Jesucristo; y como el bautismo simboliza esa parte de la vida de Jesucristo, y por el significado de la palabra “bautismo”, nosotros creemos que deberá tomar acabo por medio de inmersión del creyente. Nosotros creemos que el bautismo deberá ser administrado por un agente apropiado (un ministro), o alguno de buen testimonio designado por la iglesia, y en cuanto la persona sea bautizada, el/ella esta unida a la Iglesia local (Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12; Tito 3:4-5; Gálatas 3:27).
• En cuanto a la Cena del Señor, nosotros creemos que Cristo lo estableció en memoria de su muerte, al igual como su anuncio de su Segunda venida.
• Nosotros creemos que todos los miembros deben participar en los dos elementos: jugo de uva y pan sin levadura, como símbolos del cuerpo y sangre de Cristo. Nosotros no creemos que los elementos sean verdadero cuerpo y sangre del Señor, o que el cuerpo y sangre de Cristo estén presentes espiritualmente en los elementos. Nosotros también creemos que la observación de la Cena del Señor no le da alguna santidad a el que observa, ni que lleva a el observador más cerca a Dios o al cielo (1ra de Corintios 11:23-28; Juan 6:47-58).
• Nosotros creemos que hay únicamente dos oficiales en la iglesia: Pastor y Diáconos. Su trabajo y sus requisitos están escritos en 1ra de Timoteo 3:1-8 y Tito 1:5-9. Nosotros no aceptamos cualquier otra forma de jerarquía eclesiástica.
• Nosotros creemos que el pastor debe alimentar el rebaño del Señor y que fue dada la autoridad espiritual sobre iglesia, y que los Diáconos son ministros o ayudantes en su trabajo (1ra de Pedro 5:1-4; Hebreos 13:17; Hechos 6:2-5).
• Nosotros creemos en la autonomía de la iglesia local. No creemos que debería haber cualquier otra forma de autoridad externa o control sobre la iglesia, tal como convenciones, asociaciones o compañerismos, siendo Cristo la cabeza de la iglesia, y la iglesia su cuerpo (Hechos 15:19-31; 20:28; Romanos 16:1,4; 1ra de Corintios 11:3; Efesios 5:23; Colosenses 2:8; 18-23; 1ra de Pedro 5:1-4).

8. La Segunda Venida de Cristo

• Nosotros creemos en el eminente y regreso de Cristo quien se llevara a los creyentes del Nuevo Testamento antes del período de la tribulación de siete años. Al final de la tribulación, Cristo quien regresará personal y visiblemente, con sus santos, a establecer Su Reino el cual fue prometido a la nación de Israel por mil años (Salmos 89:3-4; Daniel 2:31-45; Zacarías 14:4-11; 1ra de Tesalonicenses 1:10; 4:13-18; Tito 2:13; Apocalipsis 3:10; 19:11-16; 20:1-6).

9. El Estado Eterno

• Nosotros creemos en la resurrección de todos los hombres, los que son salvos tendrán vida eterna, y los que no son salvos a perdición perpetua (Daniel 12:2; Mateo 25:46; Juan 5:28, 29; 11:25-26; Apocalipsis 20:5-6, 12-13).
• Nosotros creemos que el alma de los redimidos, esta ausente del cuerpo durante su muerte, pero presentes con el Señor, en donde esperan la Primera Resurrección, donde el alma y el cuerpo serán unidos para ser glorificados por siempre con el Señor (Lucas 23:43; 2da de Corintios 5:8; Filipenses 1:23; 3:21; 1ra de Tesalonicenses 4:16-18; Apocalipsis 20:4-6). • Nosotros creemos que las almas de los que no creen quedan en castigo y tormento hasta la Segunda Resurrección, donde el alma y el cuerpo serán unidas para aparecer ante el gran trono blanco, y serán echados al lago de fuego para sufrir su castigo por toda la eternidad (Marcos 25:41-46; Marcos 9:43-48; Lucas 16:19-26; 2da de Tesalonicenses 1:7-9; Judas 6-7; Apocalipsis 20:11-15).

10. Separación Práctica

• Nosotros creemos que todos los que son salvos deben vivir de tal manera que no traerán reproche sobre su Salvador; y que se separarán de toda clase de religión, de todos los placeres mundanos, y seguirán prácticas y asociaciones encomendadas por Dios (Romanos 12:1-2; 14:13; 16:17-18; 2da de Corintios 6:14-7:1; 2da de Timoteo 3:1-5; Tito 2:11-12; 1ra de Juan 2:15-17; 2da de Juan 9-11).

11. Separación Eclesiástica

• Nosotros creemos en la separación eclesiástica; en otras palabras, creemos que la iglesia debe separarse de todos los movimientos que no estén en obediencia con el camino de Dios, que practiquen y lleven acabo, vean con gracia, apoyen económicamente o de otra manera a movimientos teológicos que destruyan la palabra de Dios por medio de fe o práctica. Nosotros creemos que amonestaciones tal como: 2da de Corintios 6:14-17; Efesios 6:14; 2da de Pedro 1:19 son dadas a la iglesia con propósito de purificación eclesiástica. De tal manera, nosotros denunciamos los movimientos siguientes teológicos contemporáneos:
• A. El Movimiento Carismático. Nosotros creemos que el Movimiento Carismático es un movimiento utilizado por Satanás hoy en día para quitarle la atención a Nuestro Señor Jesucristo y al Espíritu Santo. Este movimiento disminuye la autoridad de las Escrituras al permitir nuevas revelaciones fuera de la Biblia por medio de un lenguaje de sueños, o de la tal “palabra de sabiduría”. Nosotros creemos que este movimiento enseña un testimonio falso al enfatizar sanidad en lugar de la salvación del alma, y al hacer que la gente confié en experiencias personales en lugar de la palabra de Dios.
• B. Ecumenismo. Nosotros denunciamos toda forma de Ecumenismo, porque hecha de menos a la doctrina al implorar unidad, tal como esta escrito en sus siete promesas, y porque acepta a oradores que contradicen la creencia de la iglesia en sus plataformas y en sus publicaciones, al igual que su música mundana la cual dicen llamar música “Cristiana” y porque esta por completo fuera de la autoridad de la iglesia local.
• C. Neo-Evangelismo. Nosotros denunciamos toda clase de instituciones Neo-evangelistas y oradores que, por medio de su doctrina de sonido, se asocian, o alaban a aquellos que son claramente enemigos de la cruz de Cristo.

12. Gobierno Civil

• Nosotros creemos que Dios ha ordenado y ha creado que toda autoridad consista en tres instituciones básicas: 1. El hogar, 2. La Iglesia, 3. El Estado. Toda persona esta sujeta a estas tres autoridades, pero todos (incluyendo a las instituciones mismas) le darán cuenta a Dios y son gobernadas por Su Palabra. Dios le ha dado a cada institución responsabilidades Bíblicas y ha balanceado esas responsabilidades con el entendimiento que ninguna institución tiene derecho de estar una sobre la otra. La Casa, La Iglesia, y El Estado son iguales en soberanía y dentro de esferas de responsabilidades Bíblicas debajo de Dios (Romanos 13:1-7; Efesios 5:22-24; Hebreos 13:17; 1ra de Pedro 2:13-14).

13. Temas Morales Contemporáneos

• La Sexualidad Humana. Nosotros creemos que Dios ha encomendado que no debe de haber actividad sexual alguna entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio. Nosotros creemos que cualquier forma de homosexualidad, lesbianismo, bi sexualismo, fornicación, adulterio, pornografía, y incesto son perversiones del regalo de Dios y por lo tanto son pecado (Génesis 2:24; 19:5, 13; 26:8-9; Levítico 18:1-30; Romanos 1:26-29; 1ra de Corintios 5:1; 6:9; 1ra de Tesalonicenses 4:1-8; Hebreos 13:4).
• El Divorcio y el Segundo matrimonio. Nosotros creemos que Dios odia el divorcio y propone que el matrimonio sea para toda la vida hasta la muerte de alguno de los miembros. El divorcio y el segundo casamiento son iguales al adulterio. Aunque una persona divorciada puede tener un puesto de servicio en la Iglesia y ser usada grandemente por Dios, sin embargo no se le debe de considerar para el puesto de Pastor o Diácono (Malaquías 2:14-17; Mateo 19:3-12; Romanos 7:1-3; 1ra de Timoteo 3:2,12; Tito1:6).
• El Aborto. Nosotros creemos que la vida humana comienza en la concepción y que la criatura es un ser viviente aun sin haber nacido todavía. El aborto es tomar la vida de una ser humana aun sin nacer. El aborto es un asesinato. Nosotros negamos cualquier razón que quiera justificarlo; ya sea por selección del sexo, control sobre la población, o el bienestar mentalmente de la madre (Salmos 139:14-16; Isaías 44:24; 49:1,5; Jeremías 1:5; 20:15-18; Lucas 1:44).
• Demandas entre Creyentes. Nosotros creemos que esta terminantemente prohibido que Cristianos se hagan demandas del uno al otro para resolver problemas personales. Nosotros creemos que la Iglesia posee todos los medios necesarios para resolver problemas personales entre sus miembros. De cualquier modo, nosotros creemos que un Cristiano puede luchar por alguna compensación de la compañía aseguradora de algún otro Cristiano, siempre y cuando la declaración sea hecha sin malicia (1ra de Corinitos 6:1-8; Efesios 4:31-32).
• Matrimonio. Nosotros creemos en la santidad del matrimonio y creemos que cuando la Biblia se refiere al matrimonio, se refiere a la unión legal y Bíblica entre un hombre y una mujer. (Génesis 2:24) Por lo tanto, cuando la Iglesia hace algún tipo de actividad o promueve alguna clase dominical para parejas matrimoniales, nos referimos únicamente a la unión de un hombre y una mujer y no a la unión matrimonial entre dos personas del mismo sexo.

14. Misiones

• Nosotros creemos que Dios le ha dado La gran comisión a la iglesia para proclamar el Evangelio a todas las naciones para que haya una gran multitud de toda nación, tribu, grupo étnico, y de toda lengua que crea en el Señor Jesucristo. Como embajadores de Cristo debemos usar todo medio posible para ir a el extranjero y no esperar a que ellos vengan a nosotros (Mateo 28:19-20; Marcos 16:15; Lucas 24:46-48; Juan 20:21; Hechos 1:8; 2da de Corintios 5:20).

15. Dar

• Nosotros creemos que cada Cristiano, como hacedor de la palabra de Dios, esta obligado a mantener su iglesia local económicamente. Nosotros creemos que Dios ha establecido el diezmo como una base, pero que cada Cristiano debe también dar otras ofrendas y de su propia voluntad para el beneficio de la iglesia, para los que están en necesidad, y también para enseñar el Evangelio a los demás. (Génesis 14:20; Proverbios 3:9-10; Hechos 4:34-37; 1ra de Corintios 16:2; 2da de Corintios 9:6-7; Gálatas 6:6; Efesios 4:28; 1ra de Timoteo 5:17-18; 1ra de Juan 3:17).